Avisar de contenido inadecuado

La Herencia letal de los pentecostales.

{
}

 La Herencia letal de los pentecostales.

 La Iglesia católica romana llega a Inglaterra

En el año 597 salió de Roma encabezando un grupo de cuarenta monjes. Se detuvo en la isla de Lérins. Aquí le hablaron del temperamento belicoso de los sajones, y esto lo aterró hasta el punto de hacerlo regresar a Roma a pedirle al Papa que le cambiara de programa. Para animarlo, Gregorio lo nombró abad y poco después, casi para hacerle dar el paso definitivo, tan pronto llegó a Galia, lo hizo consagrar obispo. Continuó su viaje con breves etapas. Finalmente llegó a la isla británica de Thenet, a donde el rey fue personalmente a darle la bienvenida, por invitación de su piadosa esposa.

Los misioneros avanzaron hacia el cortejo real en procesión y cantando las letanías, según el rito recientemente introducido en Roma. Para todos fue una feliz sorpresa. El rey acompañó a los monjes hasta la residencia que le habían preparado en Canterbury, a mitad de camino entre Londres y el mar, en donde se levantó la célebre abadía que después llevará el nombre de Agustín, corazón y sagrario del cristianismo inglés. La obra de los monjes misioneros tuvo un éxito inesperado, pues el mismo rey pidió el bautismo, llevando con su ejemplo a miles de súbditos a abrazar la religión cristiana.

El Papa se alegró con la noticia que llegó a Roma, y expresó su satisfacción en las cartas escritas a Agustín y a la reina. El santo pontífice envió con un grupo de nuevos colaboradores el palio y el nombramiento a Agustín como arzobispo primado de Inglaterra, y al mismo tiempo lo amonestaba paternalmente para que no se enorgulleciera por los éxitos alcanzados y por el honor del alto cargo que se le confería. Siguiendo las indicaciones del Papa para la repartición en territorios eclesiásticos, Agustín erigió otras sedes episcopales, la de Londres y la Rochester, consagrando obispos a Melito y a Justo.

Enrique octavo se separa de Roma en días de la Reforma

 

La Iglesia Anglicana o de Inglaterra se convirtió en autocéfala al romper Enrique VIII con el papa Clemente VII, porque éste se oponía al repudio de Catalina de Aragón. Mediante el Acta de supremacía (1534), el rey se autoproclamó cabeza suprema de la Iglesia de Inglaterra. Derogó los privilegios de la Santa Sede (Vaticano), pero mantuvo la jerarquía y el dogma católicos, y persiguió a los protestantes. Hizo ejecutar también a quienes se negaban a aceptar el Acta (como Tomás Moro y el obispo Fisher). Bajo su sucesor, de influencia calvinista, se instauró una nueva profesión de fe y una liturgia en lengua inglesa.

 El reinado de María Tudor significó un reencuentro con Roma, pero esto hizo que fuese objeto de intrigas. De este modo, Isabel I pudo consolidar y organizar de forma definitiva el anglicanismo dentro del espíritu de un calvinismo moderado.

La liturgia permaneció casi católica y se mantuvo la estructura jerárquica y feudal de la Iglesia, aunque, desde fines del s. XVII, existían dos tendencias dispares: la alta Iglesia (high Church), catolizante (en cuyo seno se originó, en el s. XIX, el movimiento de Oxford), y la baja Iglesia (low Church), de tendencia calvinista o protestante. A partir del s. XVIII, surgió la tendencia de la Iglesia amplia (broad Church), orientada hacia la unidad protestante.

Las especiales características del anglicanismo crearon un talante cultural no sólo religioso, a medio camino entre el tradicionalismo católico y la rigidez calvinista, que acabó de diferenciar al inglés del resto de los europeos. El anglicanismo es un interlocutor favorable al diálogo ecuménico con Roma, instaurado de forma solemne cuando el doctor Fisher, arzobispo de Canterbury, visitó a Juan XXIII (2 de diciembre de 1960), encuentro que han repetido sus respectivos sucesores. 

En los últimos siglos se ha venido dando la falsa imagen de que la Iglesia católica en Inglaterra era algo extraño a ella, cuando todos bien sabemos cuál era la fe de los británicos antes del antojo de aquel rey... Esta querida tierra, a pesar de la Reforma, las persecuciones -sobre todo a partir de la reina Isabel- y los martirios, nunca ha dejado de ser católica. Todos reconocen el humus católico que impregna la sociedad británica y muchos, ya antes de convertirse, sentían una nostalgia de aquel catolicismo.

http://www.arconet.es/ecumenismo/105Las_religiones/Cristianismo/El_protestantismo.html

 

John Wesley funda el metodismo como Anglicano
 

El Metodismo fue un movimiento religioso liderado por Charles y John Wesley y por George Whitefield que surgió como reacción frente a la apatía y al énfasis en la lógica y la razón que caracterizó a la Iglesia anglicana (Anglican Church) a principios del siglo XVIII. El término se aplicó originalmente a la sociedad religiosa que los hermanos Whitefield y Wesley (apodados el «Club sagrado», sus miembros eran hombres jóvenes piadosos que, para promover la piedad y la moralidad, observaban reglas estrictas de ayuno y plegaria) fundaron la Universidad de Oxford en 1729. Posteriormente, se aplicó a una variedad de grupos religiosos evangélicos que tomaron su inspiración original de los fundadores del movimiento, cuya visión sobre determinados temas era muy diferente.
http://www.victorianweb.org/espanol/religion/metodismo.html

E. N. Bell funda las Asambleas de Dios reuniendo a muchos pentecostales

 

Para 1910 ya había dos grandes asociaciones pentecostales; la primera, la Fraternidad de Texas y Arkansas dirigida por E. N. Bell y la segunda, la Fraternidad de Alabama y Mississippi liderada por H. A. Gross, teniendo en cuenta que para entonces eran muchas las iglesias independientes que surgieron como consecuencia del gran avivamiento pentecostal.

El hermano Bell quien había sido un ministro metodista pero expulsado de su denominación después de haber recibido el bautismo del Espíritu Santo empezó a editar un periódico llamado "La Fe Apostólica" que más adelante se llamó "Palabra y Testimonio" desde Fort Worth, Texas, en cuyas páginas se daba cuenta de los testimonios de muchos hermanos que a lo largo y ancho del país habían recibido la promesa del Espíritu Santo, por lo que sintió la necesidad de unificar a estas muchas iglesias independientes para hacer valer los derechos sobre sus propiedades ante el gobierno, a la vez que se buscaba proteger el trabajo de estas iglesias contra las grandes denominaciones que no veían con agrado la manifestación del poder pentecostal.2

Con fecha 20 de diciembre de 1913 E. N. Bell publicó un anuncio, convocando a todas las iglesias del nuevo Movimiento Pentecostal a una convención a realizarse a partir del 2 al 7 de abril de 1914 en la ciudad de Hot Springs, Arkansas, fecha que fue históricamente gloriosa cuando los trescientos hombres y mujeres que estuvieron presentes fueron divinamente bendecidos con el poder pentecostal. Entre ellos se encontraban ciento veintiocho misioneros procedentes de veinte estados y de otros países además de los ministros M.N. Pinson, A.P. Hollins, H.A. Gross y D.C. Operman.

http://juanliendo.blogspot.com/2011/06/historia-de-las-asambleas-de-dios.html

Los pentecostales llegan a Puerto Rico y las Asambleas también.

-En el año 1912, un grupo de misioneros pentecostales, que iban rumbo al oriente, hicieron escala en la isla de Oahu, Hawai.
-Para aquel entonces, unos cuantos puertorriqueños se habían trasladado a Hawai para trabajar en una estación experimental del gobierno, entre ellos el joven Juan L. Lugo, de Ponce, Puerto Rico. “Juan L. Lugo se convirtió y recibió el bautismo del Espíritu Santo a insistencia de su madre quien fue la primera persona tocada por el mensaje de los misioneros. Vivían en Hawai como inmigrantes habiendo salido de Puerto Rico para las islas del Pacífico en busca de mejores oportunidades económicas. El 13 de junio de 1913 Lugo tomó una decisión definitiva para seguir a Cristo.”

-Juan L. Lugo sale de Hawai y se ubica en Los Ángeles, California. Luego, el 17 de agosto de 1916 parte de Los Ángeles para Puerto Rico. Establece la primera iglesia pentecostal en Ponce en noviembre de 1916, identificada como la Iglesia de Dios Pentecostal de Puerto Rico, asociada al principio con las Asambleas de Dios. El Sr. Juan Lugo fue perseguido tanto por protestantes como por católicos, en parte por ser “de orígenes humildes y un peón transformado por sí mismo en pastor y líder”. Citas y datos tomados de

 

Hispanic Pentecostals; Azusa St . And Beyond.www.ourworld.cs.com/_ht_a/senoako/alvarez.html.

 

Pero el problema de los pentecostales no es su procedencia histórica si ellos se han limpiado de las herejías y contaminaciones de Roma, partiendo del concepto que el metodismo siguió confesando muchas de las doctrinas anti bíblicas producidas a través de los siglos, añadiendo solo el énfasis en la consagración individual y la santidad de vida. A esto los pentecostales solo añadieron su celo proselitista, la participación del laico en el culto y el énfasis en los carismas, sobre todo en hablar lenguas extrañas. ¿Revisó el Metodismo o Las Asambleas de Dios doctrinas como La Trinidad doctrina recién reconocida en Calcedonia o la supervivencia del alma o el infierno de fuego?.
Nunca las revisaron porque confían que esa herencia católica es absolutamente bíblica, aun cuando teólogos de diversas confesiones las han desechado como no encontradas en la Biblia. Ellos hacen un llamado al pueblo pentecostal a revisar la fe heredada por la Iglesia Católica.   

{
}
{
}

Comentarios La Herencia letal de los pentecostales.

hechos capitulo 2 lo dice todo ese es el comienso de la biblia leela.No sea religioso pidele a Dios esa experencia
adan peresera adan peresera 24/01/2013 a las 04:45

Deja tu comentario La Herencia letal de los pentecostales.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.