Avisar de contenido inadecuado

Nuestro enfoque siempre en Dios

{
}

Nuestro enfoque siempre en Dios

Rebekah Martin

AMO la alabanza de David en el Salmo 63, “Dios, Dios mío eres tú. De madrugada te busco; mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela en tierra seca y cansada donde no hay agua. Como su amor es mejor que la vida, mis labios le glorificarán. ¡Te alabaré mientras viva, y en su nombre levantaré mis manos! Mi alma se apoya en tí.” David, describió en 1 Samuel como un hombre conforme al corazón de Dios, enseñó a su hijo Salomón a “Reconoced al Dios de su padre y servirle con lealtad y con una mente complaciente, ya que el SEÑOR busca cada corazón y entiende cada motivo detrás de los pensamientos. Si le buscas, será encontrado …” (1 Cron. 28:9)

Hay muchos versos en la Biblia que acentúan la importancia de enfocarse en Dios, aunque no crea que la palabra 'enfoque' se use alguna vez. Muchas otras palabras se usan, sin embargo, que tienen el mismo sentido. Dios se extiende a nosotros para tener una relación correcta con él, y esto sólo puede venir cuando seriamente le buscamos y seguimos sus pautas para la vida. Sin embargo, nuestra naturaleza egoísta, pecadora a menudo entra en el camino, y nos distraemos de nuestra atención a Dios.

Meditaba sobre esto hace unas semanas y me desperté temprano en la mañana con una historia de mi infancia en mis pensamientos. No había pensado en ello durante muchos años … hace mucho que me había olvidado de ello. Cuando era una muchacha joven probablemente aproximadamente de doce o trece, creciendo en una región apartada de Luisiana del sur, mi amiga Jenny Richardson me invitó a venir a su lugar para nadar. Era julio, chamuscándonos con el calor y afligidos con la humedad. Un par de mis hermanos y yo salimos de paseo largo hacia su casa. Nuestras casas estaban varias millas aparte, a través de los bosques, bajo la línea de energía, a través de los grandes bosques, y luego finalmente llegamos a su casa. Se necesitaron un par de horas para llegar allá, y siempre tenía un poco de miedo que me perdiera en los bosques ya que no había ningún camino para seguir. La familia de Jenny tenía aproximadamente trece niños y la mía tenía ocho, así había varios de nosotros con la misma edad que disfrutaban de la compañía de cada uno.

Cuando llegamos, estábamos calientes y polvorientos, y esperábamos muchísimo nadar en su laguna grande. Para llegar a la charca, tuvimos que ir por detrás de su casa a la derecha, pasearnos un cuarto de milla e ir por delante de sus gallineros. Había muchos criadores de pollo en Luisiana del sur entonces, y los padres de Jenny se pasaron la vida vendiendo huevos. Tenían dos o tres gallineros largos que siempre estuvieron llenos de pollos. Para aquellos de ustedes que no podrían saberlo, los pollos se excitan fácilmente. Cuando algo los asusta, todos ellos revolotean en la misma área (por lo general en una esquina del gallinero) y se amontonan juntos, y los del fondo se asfixian.

Cada vez que esto pasaba, los granjeros pasaban por los gallineros y quitaban los pollos muertos. Por tanto procuramos no andar demasiado cerca a los galpones, para no asustar a los pollos. La charca parecía tan atractiva, aunque el agua fuera oscura. Teníamos nuestras ropas de baño bajo nuestra ropa, tan pronto nos quitamos la ropa externa brincamos. Había cinco o seis de nosotros nadando en medio de la charca, divirtiéndonos de lo lindo. Después de aproximadamente quince minutos de la felicidad completa, volteé a mi izquierda, hacia los gallineros, donde vi los ojos y hocicos de varios caimanes grandes que entraban al agua al final de la charca. ¡Me aterroricé! Comencé a gritar, “¡Caimanes!!! ” y traté de dejar el agua tan rápido como podría ponerme a la orilla. Mis hermanos hicieron lo mismo. Jenny y sus hermanos sólo comenzaron a reírse de nosotros y se quedaron en el agua.

 Ellos dijeron, “No se preocupen. No les harán daño. Los alimentamos con los pollos muertos esta mañana por tanto no tienen hambre.” Ella y sus hermanos trataron con mucho, pero no nos podían convencer de regresar al agua. Todavía seguíamos visitando de acá para allá, pero nunca más nadamos en su charca. Esto me recuerda de la vida. Pasamos por nuestras vidas ocupadas en hacer todo lo que sentimos que tenemos que hacer, pero siempre hay el peligro que está al acecho debajo de la superficie de lo que es visible. Ese peligro es nuestra naturaleza pecadora. Nosotros todos la tenemos; nacimos con ello. ¡Y a veces otra gente nos anima a complacer esa naturaleza pecadora!

Romanos 8:5 nos dice, “Aquellos que viven según la naturaleza pecadora ponen sus mentes en lo que esa naturaleza desea; pero aquellos que viven de acuerdo con el Espíritu ponen sus mentes en lo que el Espíritu desea. ” Si nos mantenemos inmersos en la Palabra de Dios, meditando en ella, hablando constantemente con nuestro Padre divino y escuchándole, entonces estaremos seguros.

1 Tes 5:17 dice, “Oren continuamente.” Constantemente esté en comunicación con Dios. Si retiramos nuestros ojos y pensamientos de él, nuestro enfoque no está en las cosas piadosas, pero en los asuntos y las actividades de la vida. Pecamos. Oí una ilustración recientemente que puede estar relacionada con esto. Nuestra "falla" natural es el pecado. Mi ordenador tiene dos impresoras, una imprime en color y la otra es una impresora láser que imprime en negro. La impresora por defecto es la impresora láser. ¿Las cosas automáticamente imprimen en esa a menos que la anule para imprimir en la de color o conocer a alguien más que tiene una infusión antibiótica en su brazo? El antibiótico sigue matando las bacterias hasta después de que la infusión se termina, porque se queda en su sistema. Lo mismo es verdad en esta meditación.

 ¡Que nos ayuda a guardar nuestra ATENCIÓN en Dios!! Guardar la palabra de Dios en nuestros corazones y mentes. Parecernos a los Bereanos en Hechos 17:11, quienes examinaron las Escrituras cada día. Josué 1:8 nos dice, “No dejes este libro de la ley apartarse de su boca; medita en ello el día y la noche, de modo que pueda procurar hacer todo lo escrito en ello …” El escritor de Sal. 119:97 dice, “¡Ah, cómo amo su ley! Medito en todo esto mucho tiempo en el día. ” “Puedan las palabras de mi boca y las meditaciones de mi corazón ser aceptables en su vista, O Señor, mi fuerza y mi Redentor.”  Del mismo modo, automáticamente pecamos a menos que nuestro enfoque esté en Dios y su honradez, y anulamos nuestra naturaleza pecadora con su ayuda. Tenemos que orar y pedir su Espíritu para guiarnos y su Palabra nos dirija. “ … Ir no en pos de la carne, pero en pos del Espíritu. ” (Romanos 8:1, KJV) Salmo 19:14 tenemos que estar en comunicación constante con nuestro Padre divino, que hablamos con él y nos escucha. Jesús era el mejor ejemplo de esto, aunque haya muchos otros en la Biblia.

En Mar 1:35 nos dice, “Muy de madrugada, mientras todavía era oscuro, Jesús despertó, dejó la casa y se marchó a un lugar solitario, donde oró.” Luc 6:12 dice, “Uno de aquellos días Jesús salió a una ladera para orar y pasó la noche orando a Dios. ” Por tanto vemos ambos finales del espectro aquí, con Jesús que ora día y noche. ¡Qué ejemplo para nosotros! Pasar el tiempo con Dios era una alta prioridad en su vida cotidiana, y  tenemos que hacerla como máxima prioridad en nuestras vidas, también. ¿Cómo guardamos nuestra atención en Dios? Juan 16:33 nos dice, “En este mundo tendréis. ” El problema a menudo es provocado por la "infestación" de actividad. Cuando pienso en la infestación, pienso que me invaden insectos…, bichos, hormigas, ratones, piojos, etc. … algo indeseable. Hacemos cada vez más cosas, tomando cada vez más la responsabilidad, y sólo pasa. Nuestro enfoque ya no está en Dios, pero en las cosas que hacemos. Entonces nuestra naturaleza pecadora asume y mentimos, piensa cosas malas de otras personas, se hace egoísta, impaciente, irritable, etc. (sólo rellena su propia falla natural del pecado aquí. )

 ¿Por tanto pregunto otra vez, cómo guardamos nuestra atención a Dios? Lo hacemos a través de una infusión estable de la palabra de Dios,  meditar sobre ello, y orar. Hechos 2:42 también es un ejemplo a nosotros, “Se dedicaron  los apóstoles a enseñar y al compañerismo … y a la oración. ” Vamos a tener esta actitud humilde de Sal. 19:14 “Puedan las palabras de mi boca y las meditaciones de mi corazón ser aceptables en su vista, O Señor, mi fuerza y mi Redentor. ¡” Vamos a anular la programación de la falla del pecado por Su Espíritu, la Palabra y la oración, guardando nuestro enfoque en Dios!

~Rebekah Martin Octubre de 2010

{
}
{
}

Deja tu comentario Nuestro enfoque siempre en Dios

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.