Avisar de contenido inadecuado

Permanecer en la doctrina

{
}

"Si alguno no permanece en la doctrina de Jesús..."

por Anthony Buzzard

 

La definición de lo que es el Evangelio, es la clave para una buena comprensión de Jesús y el Nuevo Testamento.  Inconscientemente, muchos lectores de la Biblia montan una oposición feroz a Jesús, porque los evangélicos han sido sistemáticamente enseñados a no pensar en la enseñanza del Evangelio, ó predicación del Jesús histórico como de importancia en la salvación!  (En artículos pasados se publicó una cita reveladora de Lutero, que muestra que esta tendencia se remonta a su propio evangelio reducido.) Cualquier baja reproducción de la enseñanza ó evangelio de Jesús, el Evangelio como él lo predicó, es en realidad un error increíble en vista de 2 Juan 7 al 9: "Si alguno se extravía, y no persevera en la doctrina del Mesías, no tiene al Padre ni al hijo."

 

La enseñanza de Jesús en Mateo 4:17 se inició con una orden de llamada: «Convertíos en vista de la venida del Reino."  Marcos (1:14 al 15) resume la fe cristiana mediante el registro de la apertura de la salvación por Jesús: "El Reino de Dios está cerca: arrepentíos y creed en el Evangelio [del Reino]".  La fe cristiana se basa en ese fundamento.

 

Ciertamente, la cruz y la resurrección son esenciales para el Evangelio, pero ellos no son el primer elemento en el Evangelio.  (Pablo habló de la muerte y resurrección de Jesús como "uno de los asuntos de primera importancia"- primera a los Corintios 15:1 al 3.). La muerte y resurrección de Jesús serian de los primeros elementos a seguir, porque nadie puede ganar el  Reino sin la cruz y la resurrección.  Pero el Reino sigue siendo el corazón del Evangelio en todo el NT.  El Reino proporciona el contenido de la esperanza cristiana y la esperanza es la segunda virtud cardinal después del amor.

 

No hay ninguna razón para dudar sobre este tema. La enseñanza del Evangelio de Jesús sobre el Reino, ocupa el espacio de más de 40 capítulos de los Evangelios, antes de alguna palabra que se menciona sobre su muerte y resurrección.  El Evangelio de Juan es un alegato en favor de la creencia en las palabras del Evangelio ó docencia ó palabra de Jesús, como la base de la salvación: "El que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene la vida de la edad futura ['vida eterna']  "(Juan 5:24). ¿Cómo puedes creer "si no crees en mis palabras?"  (Juan 5:47).  Esa palabra se define como la "palabra del reino" (Mateo 13:19). Jesús obviamente, considera una creencia inteligente en el Reino como la condición sine qua non, el factor indispensable de la fe, con éxito: Se refirió a la lucha contra la actividad del diablo: "viene el diablo y arrebata la palabra del reino [Mateo 13: 19] de su corazón, para que no la puedan creer y ser salvos "(Lucas 8:12).  Esta es la enseñanza sorprendentemente clara. La salvación, en esta parábola central, está directamente relacionada con la comprensión y el compromiso con el Evangelio del Reino, como Jesús lo predicó.

 

Cuando en mis 260 programas de radio señalo esto, recibo con regularidad comentarios desde hace mucho tiempo, de estudiantes de la Biblia y de profesores que dicen: "Nunca nos dimos cuenta de que el Evangelio tiene que ver con el Reino!"  Tal es el poder de la propaganda anti-reino.

 

Mateo tiene cinco porciones de la enseñanza (posiblemente un paralelo deliberado con los cinco libros de Moisés), cada una terminando con "Cuando Jesús terminó de decir estas palabras..."  La sección que comienza en Mateo 4:17 ("Desde entonces comenzó Jesús a predicar ...") termina al final del Sermón de la Montaña (Mateo 7:28).  En esa sección Jesús habló de la única base para la salvación: la adhesión a su magisterio.  Esa enseñanza se basa en el mandato de arrepentirse y creer en la venida del Reino (Marcos 1:14 y 15), y en vista de que el Reino desarrolla "la justicia que ha de superar a la de los escribas y fariseos" (Mateo 5:20) de lo contrario, no vamos a estar en forma para entrar en el Reino.

 

El programa entero del Reino es el acto misericordioso de Dios, que nos ofrece la salvación a través de Jesús y sus palabras y su obra.  Pablo, siguiendo fielmente los pasos de Jesús, lo vió por encima de todo su ministerio y lo describió como "el anuncio del Reino" (Hechos 20:25). Pablo siguió fielmente a Jesús y continuó predicando el Reino en todas partes.

 

Creación de una confusa distinción

A un contacto nuestro se le ofreció la siguiente explicación del Reino de Dios ó de los cielos en respuesta a su pregunta:

"En primer lugar, hay una diferencia entre el Reino de los Cielos y el Reino de Dios. Cristo ofreció el reino de los cielos a Israel en los Evangelios, pero se negaron a aceptarlo y lo crucificaron. Cristo retiró la oferta y en su lugar se volvió a los gentiles. El  reino de los cielos otra vez se ofrecerá a las personas que vivirán en el milenio. Es un Reino físico con Cristo como su Rey reinante en Jerusalén. El Reino que se está ofreciendo ahora es el Reino de Dios que es un reino espiritual con el Rey espiritual Cristo ...  el Reino de los Cielos no se está ofreciendo en este momento. "

Queremos respetuosamente señalar que lo que aparece arriba es totalmente falso según la Biblia y crea confusión completa para cualquiera que trate de entender las palabras de Jesús y de su Evangelio de salvación. El Reino de los Cielos y el Reino de Dios tienen exactamente el mismo significado.  Son títulos diferentes para el mismo Reino.  La diferencia es sólo de terminología, como en la diferencia entre "los EE.UU." y "los Estados Unidos."  El hecho de que el Reino de Dios y el reino de los cielos son sinónimos es probado por este simple hecho: Sólo Mateo usa el término Reino de los Cielos.  Marcos y Lucas se refieren a la misma entidad que es el Reino de Dios.

Marcos presenta el ministerio de Jesús, al afirmar que presentó el Reino de Dios como el Evangelio (Marcos 1:14 y 15).  Lucas también informa que Jesús vino a predicar el Evangelio del Reino de Dios (Lucas 4:43).  Mateo refiere precisamente el mismo hecho diciendo que Jesús vino a predicar el Reino de los Cielos.  Hay numerosos ejemplos de lo mismo, muchos mencionan un dicho de Jesús que se informa por Mateo como un dicho sobre el Reino de los Cielos y de Marcos y Lucas como un dicho acerca del reino de Dios.  Por ejemplo, Mateo registra a Jesús diciendo "Permitid que los niños vengan a mí: de los tales es el reino de los cielos" (Mateo 19:14).  Marcos y Lucas escribe, "Dejen que los niños vengan a mí: de los tales es el Reino de Dios" (Marcos 10:14, Lucas 18:16).

La distinción que se hace en la carta que citamos más arriba, entre un Reino "físico" y "espiritual", tampoco se encuentra en la Biblia. Es cierto que Jesús vino a predicar primero a los Judíos, y él los llamó al arrepentimiento y la fe en su Evangelio acerca del Reino de Dios ó de los  Cielos.  Ese Reino es de hecho el Reino prometido por los profetas, un reino político que operará desde Jerusalén cuando Jesús regrese.  Sin embargo, el nombre alternativo para el mismo Reino - Reino de los Cielos ("Cielos" fue una sustitución de "Dios" hecha por los Judíos y Mateo refleja esa costumbre) - también designa el reino que se establecerá en la tierra renovada cuando Jesús regrese. Sólo hay un Evangelio y es el Evangelio del Reino de Dios ó de los Cielos.

Esta carta divide en realidad el único Evangelio en dos mensajes diferentes y por lo tanto destruye la unidad de la enseñanza de Jesús y del Nuevo Testamento. Después de la muerte y la resurrección de Jesús, los apóstoles continuaron predicando, para Judíos y gentiles por igual, exactamente el mismo Evangelio del Reino que Jesús predicó (Hechos 1:3; 1:6; 8:12; 19:8; 20:24 y 25; 28:30 y 31).  Esto no es sorprendente, ya que Jesús en su famosa comisión a la iglesia ordenó que "todo lo que yo os he enseñado" sea llevado a todas las naciones (Mateo 28:19 y 20).

Ningún versículo de la Biblia nunca dice que hay "dos Evangelios", uno para los Judíos y otro para los gentiles!  No hay "dos formas del Evangelio".  Hay un evangelio, una esperanza y una fe.  El Evangelio es uno y sólo es el Evangelio del Reino de Dios, también conocido como el Evangelio de la gracia de Dios (Hechos 20:24 y 25).  Es la noticia de que Dios está invitando a todos los que responden a la aceptación inteligente del Mensaje de Jesús para recibir el perdón de sus pecados y la promesa de tomar parte en el Reino que Jesús se dispone ser establecido en la tierra en su Segunda Venida.

La división de cosas que van de la mano y la creación de distinciones artificiales es la responsable de la confusión sin esperanza actual entre sistemas diferentes y contrapuestos a la enseñanza de la Biblia (ilustrada por ejemplo por los llamados dispensacionalistas y reformados, en distintas "escuelas").  Nuestro deseo es llamar a los estudiantes de Jesús y de la Biblia a creer de nuevo en el único "Evangelio del Reino y el Nombre de Jesús" (Hechos 8:12) que fue predicado por primera vez por el mismo Jesús (Lucas 4:43) y luego al resto del mundo por el mandato de Jesús.  Hechos 8:12 proporciona una excelente y directa definición del contenido del Evangelio, en torno a la cual las facciones diferentes en la actualidad  podrían unirse.  Esto significaría un retorno al propio Jesús, que siempre predicó el Evangelio acerca del Reino y el mandato de la predicación del evangelio del Reino, como su Gran Comisión (Mateo 28:19 y 20; 24:14).

¡Qué maravilloso modeló para el evangelismo contemporáneo!

{
}
{
}

Deja tu comentario Permanecer en la doctrina

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.